• Bienvenido al sitio del Club Atlético Tucumán
  •  

Notas

  • En un partidazo, Atlético le ganó 3 a 0 a River en el Monumental. Ahora viaja a la revancha con ventaja.

En una noche inolvidable, Atlético Tucumán superó a River Plate por 3 a 0, y quedó bien parado de cara a la revancha de la serie que ambos equipos disputan por los cuartos de final de la Copa de la Superliga. 

El Deca jugó un partido soñado, y aunque le costó hacer pie en el campo en la primera media hora, fue efectivo y contundente para pegar en los momentos justos. Después, defendió con uñas y dientes el cero en el arco propio, un premio extra en una serie donde el gol de visitante tiene valor agregado. 

A los 34 de la primera mitad, Barbona y el Loco Díaz construyeron una pared por encima de la defensa de River, Pumpi acomodó con la derecha y sentenció de izquierda, abriendo el marcador y desatando la locura en 25 y Chile. 

Tres minutos después, desde un córner desde la mítica esquina que identifica a este club, otra vez los mismos actores. Barbona ejecutó, Díaz cabeceó en el primer palo y la dejó flotando para que Javier Toledo liquide de cabeza.

Con el 2 a 0 en el marcador, la idea fue una sola: defender a muerte, y esperar el momento de la estocada final. Y llegó. A los 34 del complemento, Toledo aguantó con el cuerpo la marca de Rojas, asistió a Carrera para que pruebe de afuera, y el remate del 8 fue contenido por Armani, que dejó el rebote largo para que el mismo Toledo aproveche y sentencie la historia. 

El 3 a 0 le da aire a Atlético para ir a la revancha, pero el equipo sabe que aún no ha ganado nada.