• Bienvenido al sitio del Club Atlético Tucumán
  •  

Notas

  • Las categorías 2006, 2008 y 2010 de infantiles comenzaron el año con una gira inolvidable por Santa Fe, en la que jugaron distintos certámenes y vivieron días muy especiales. 

El club 9 de julio de la ciudad de Arequito se convirtió, durante 10 días, en la casa de Atlético Tucumán. Hasta allí llegó la delegación Decana encabezada por nuestro coordinador general de infantiles, Víctor Hugo Jiménez, para participar de diferentes certámenes de infantiles. 

En total fueron 38 niños de las categorías 2006, 2008 y 2010 los que formaron parte de una experiencia única e inolvidable que comenzó el 3 de enero, y puso punto final recién el domingo 13. 

“Más allá del título que pudieron ganar los chicos de la 2010, nos vinimos campeones del corazón, por todo lo que logramos con la gente de Arequito”, resume Jiménez, recordado defensor Decano de la década del 80. 

“Se formó una relación muy linda, una amistad que va a durar para toda la vida. Los niños han jugado con los chicos de ahí como si se conocieran desde hace mucho tiempo, y los adultos se han desarmado en atenciones con nosotros. Realmente no nos alcanzan las palabras para agradecer por tan buen trato”, agregó.

En la cancha

A la hora de hablar de fútbol, se destaca la participación de la 2010, que logró el título de campeón en el mundialito de su categoría. 

La categoría 2008, por su parte, fue la primera en salir a la cancha. Durante el primer fin de semana de enero se jugó su campeonato, en el que finalizó en el tercer lugar. Al quedarse durante más días en la región, se organizaron cuadrangulares amistosos con otros clubes que se encontraban en la zona participando de distintas competencias, y los Decanitos lograron imponerse en todos y cada uno de estos certámenes.

La 2006, en tanto, fue eliminada en semifinales del “Mundialito 2006”. “Fue un partido increíble. Nos llegaron una sola vez y nos hicieron el gol. Después no pudimos conseguir el empate. Pegamos tiros en el palo, en el travesaño, les rebotaba la pelota en la espalda y no podía entrar. Pero es fútbol y es también una enseñanza para los chicos que a veces los partidos son así”, resume Jiménez, con el pecho lleno de orgullo por el desempeño de sus dirigidos. 

Una visita especial

En la concentración Decana también hubo lugar para una gran sorpresa. La cantante Soledad Pastorutti, conocida popularmente como La Sole, irrumpió una tarde generando los aplausos y la admiración de la delegación tucumana. “Fue increíble ese momento, y admirable su predisposición y humildad para con todos nosotros. Se sacó fotos con cada uno, habló con todos los que quisieron conversar con ella, y nos confesó dos cosas que la unen con nuestra provincia. Una es el Oficial Gordillo, que es un gran amigo para ella, y la otra es el Deca, porque nos confesó que se hizo hincha”, agrega Victor Hugo.

De nuestra parte, la cantante se llevó una camiseta y el recuerdo de una tarde única, como toda la experiencia de nuestros niños.

¡Muchas gracias, Soledad! ¡Muchas gracias, Arequito!