• Bienvenido al sitio del Club Atlético Tucumán
  •  

Notas

  • 114 pirulos
    Una reflexión en el marco de un nuevo aniversario del club.

114 pirulos, mamita, ¿quién cumple esa cifra en la actualidad? Pero años que realmente fueron sufridos y muy peleados.

Gracias por ser parte de mi vida, por ser esa pasión descontrolada que necesita todo tucumano. El mismo club hace cosas increíbles por uno, como cambiar un estado de ánimo en poco menos de dos horas.

Es más que obvio, fuiste, sos y serás lo mejor que nos pasó en la vida. Esos colores celeste y blanco, que por cierto somos los primeros en el país en vestirlos (si vamos a hablar un poco de historia) definitivamente sos el dueño de todos mis sentimientos, ya que me hiciste conocerlos a cada uno de ellos.

Aprendí lo que es ser feliz, en un momento clave en el que te vi por primera vez. Saliste al campo de juego con esos bastones celestes y blancos. Un estadio repleto que no paraba de entonar canciones hacia vos.

Con tan sólo 5 años, porque desde esa edad tenía uso de razón.

También me hiciste entender lo que es la tristeza, por las lágrimas derrochadas en cada derrota, aunque sea solamente un "simple partido", lo sentía como todos los hinchas de este club.

Con vos, aprendí lo que es la bronca, la rabia, la impotencia, la injusticia. Debido a que estuvimos muchas veces cerca del éxito y nos tuvimos que conformar con el fracaso en nuestras caras tristes.

También aprendí a ser paciente, a esperar, perseverar para luego triunfar. Con unos añitos en el Argentino, que hoy tengamos este presente es increíble.

Empecé a tocar el cielo con las manos, al ver clásicos ganados a nuestro eterno rival. Títulos, ascensos, partidos que ganábamos sobre la hora, con cancha llena y a veces no tanto.



En la actualidad, estamos dando mucho que hablar en todos los aspectos. Ver los mismos hinchas armando recibimientos, poniendo más lindo y pintoresco al club, el equipo peleando para volver a mantener la categoría en la cual nunca tiene que bajar. En fin, se puede decir que la casa está un poco en orden.

Como cualquier hincha, la permanencia es lo principal, después jugar una copa sería magnífico. Sé que lo vamos a lograr, si todos tiramos para el mismo lado, de nada sirven los insultos, las protestas, las internas, las discusiones que tengamos. Los medios partidarios unidos, los socios, hinchas y dirigentes tirando para el mismo lado, será imposible que nos derriben tan fácil.

Lo demostramos en el torneo pasado, no venimos a ser ninguna cenicienta, este lugar lo teníamos guardado hace mucho, hoy lo estamos recuperando y disfrutando a la misma vez.

En estos 114 años, donde sólo fui testigo de 17, no me canso de repetirte: siempre estaré con vos, para afrontar las buenas, pero aún más, superar las malas con más valor todavía.



Gracias por hacerme sentir lo que es el orgullo, ese que siento cada vez que veo esa camiseta, con ese escudo y esos hermosos colores. Gracias Atlético, porque, a pesar de todo, me hiciste más fuerte.

También siempre te voy agradecer por las amistades, anécdotas y experiencias que me hiciste vivir, y las que faltan todavía.

Jamás te podré recompensar, porque todo lo que me diste es único. Gracias por enseñarme lo que es la pasión, el amor a algo por sobre todo, porque eso es lo que siento.



Hoy sólo me interesa que salgamos adelante, que juntos, vos, yo y los demás hinchas que sienten la misma pasión, hagamos de Atletico Tucuman un club aún más victorioso, para seguir enriqueciendo lo que resta del Fútbol Argentino, ya que en el Norte lo demostramos siempre.

¡Feliz Cumpleaños!