• Bienvenido al sitio del Club Atlético Tucumán
  •  

Notas

  • Atlético no pudo con River y cayó por la mínima en el José Fierro.

En pleno verano tucumano, Atlético y River se encontraron con una noche lluviosa y fría a la que le pusieron color, calor e intensidad.

Pese a la inobjetable diferencia de jerarquía entre ambos planteles, el equipo visitante hizo la diferencia con la cuota de fortuna que esta vez el Deca no tuvo. Cristian Ferreira aprovechó una pelota picada luego de una serie de rebotes en el área, y de colocó contra un palo con un remate preciso. Iban 20 minutos de la primera etapa, y esa sería la única emoción de la jornada.

Tras la conquista, el actual campeón de América se dedicó a defender la ventaja con uñas y dientes. Aunque tuvo aproximaciones, jamás fue un dominador neto del juego, hizo tiempo como cualquier hijo de vecino, y terminó celebrando en grande tres puntos que duelen y mucho.

El gol nuestro estuvo cerca en los pies de Aliendro, en la cabeza de Leandro y en ese pase que el Yacaré jamás vio, pero no pudo ser.

Eso sí, no hay lugar para lamentos. El José Fierro despidió a puro aplauso a un equipo que entregó el alma y algo más en la cancha, y se quedó injustamente con las manos vacías.