• Bienvenido al sitio del Club Atlético Tucumán
  •  

Notas

Dicen que cuando somos chicos todos tenemos una especie de ídolo. Ese ser humano que creemos que nunca vamos a cruzar en persona, hasta que un día la vida te regala un momento mágico y queda grabado en tu mente para siempre.

La historia de Salvador Tonetti pudo ser realidad gracias a que su abuela se animó a hablar con Luis Miguel Rodríguez la tarde del miércoles 24 de octubre. Eva estaba paseando por un shopping de Yerba Buena, cuando de pronto se encontró con PR7 y sin dudarlo, le mostró un video en el que su nieto revelaba su sueño: conocer al “Pulga” Rodríguez. Eva le comentó que el niño era fanático de Atlético, que va siempre al sector 1 de plateas y mira el partido pegado al vidrio. Se animó a preguntarle si podía ir a visitarlo, ya que solo estaba a un par de cuadras.

Turi, como le dicen, tiene dos hermanos: Lucas, y un mellizo llamado Francisco. Nació con un problema motriz y por eso debe usar una silla de ruedas.

La emoción más grande llegó cuando de pronto sonó el timbre en la casa de los Tonetti. El máximo goleador del Decano ingresó y sorprendió a Salvador mientras estaba almorzando. La cara de sorpresa y felicidad quedó registrada en los celulares de Flor y Sebastián, sus padres, que declararon: "El Pulga es humildad, al igual que Cristian Lucchetti". Turi no lo podía creer. Luego de que le firmara su camiseta, se fundieron en un interminable abrazo y la promesa de la casaca número 7 queda pendiente, hasta el domingo después de enfrentar a Independiente.