• Bienvenido al sitio del Club Atlético Tucumán
  •  

Notas

  • Atlético sigue viviendo su sueño de América. Bajó a Peñarol en Tucumán, se aseguró Sudamericana como mínimo, y quedó cerca de los octavos. Leandro inmenso.

Atlético Tucumán quedó con buenas chances de meterse en los octavos de final de la Copa Libertadores 2018, algo que se definirá recién el jueves 17 de mayo. Si no se da, como mínimo, jugará la Sudamericana 2018.

Pero ahora, muy lejos de pensar en ese futuro, festeja a lo grande tras vencer por 1 a 0 a Peñarol, en un partido intenso, de dientes apretados, en el que se impuso por una genial intervención de Leandro Díaz, promediando el complemento.

Ya había avisado el Loco al final del primer tiempo, pero no fue hasta los 14 del segundo cuando pudo concretar. La peleó el Pulga en el medio, Acosta asistió con precisión, y Díaz ingresó al área con pelota dominada. Con destreza y sin apuro, eludió a su marca, se acomodó y definió al primer palo de Kevin Dawson. Un golazo para que lo grite todo el Monumental.

Fue una de las pocas ocasiones concretas de gol de un juego al que le sobró fricción, discusiones y parates, y le faltó fútbol. 

Pudo ser mayor la diferencia, porque Gabriel Risso Patrón y Rodrigo Aliendro tuvieron chances inmejorables de estirar la ventaja, pero les faltó un poco de puntería y suerte.

Sin embargo, el Deca cuidó su ventaja y no la puso en riesgo en ningún momento. Sobre el final, Leandro y Favio hicieron un flashback de los minutos finales del partido con el Manya en 2017, se disfrazaron de Zampedri y Barbona, y la aguantaron en la Laprida casi Chile, a puro huevo y potrero

Así se consumieron los segundos finales de un triunfo histórico, que se festejó en todo Tucumán. El Deca seguirá siendo de América, y quedó a un pasito de meterse entre los 16 mejores clubes del continente. Tranqui.