• Bienvenido al sitio del Club Atlético Tucumán
  •  

Notas

  • Atlético hizo un partidazo, y el triunfo se le escapó en la última bola de la noche. Fue 1 a 1 con el puntero. 

Atlético Tucumán empató 1 a 1 ante Boca Juniors en el estadio José Fierro, en un partido intenso y con polémicas arbitrales que darán que hablar. 

Lo comenzó ganando el Deca, con un buen cabezazo de Javier Toledo tras un centro preciso de Guillermo Acosta, cuando iba media hora de juego. Lo empató el Xeneize, a los 45 del complemento, en una jugada de pinball en el área chica, que Walter Bou terminó empujando. 

Promediando el segundo tiempo, el Bebe Acosta tuvo dos chances inmejorables para poner al equipo 2 a 0. La primera la mandó por arriba del travesaño, y en la segunda la mandó a guardar, pero el árbitro anuló la conquista a instancia de su asistente, sancionando un inexistente fuera de juego. Poquito faltó. 



Aunque el resultado no es el esperado, y da bronca la forma, el equipo se retiró ovacionando y satisfecho, con varios ítems positivos que le permiten volver a sonreír: la entrega infinita y el corazón de oro de un equipo que no se le achica a nadie, el haber vuelto a marcar en medio de una racha adversa (un solo gol en los últimos cinco partidos), el haber cortado las derrotas en fila y sobre todo, volver a sumar: ahora, nuestro equipo necesita 6 puntos más para asegurar otra permanencia, y a la temporada todavía le quedan siete partidos. ¡Vamos, Decano!