• Bienvenido al sitio del Club Atlético Tucumán
  •  

Notas

En un partido vibrante donde sobraron emociones, Atlético Tucumán igualó ante El Nacional de Ecuador por 2 a 2.

Hay un análisis futbolístico de las acciones y distintas maneras de entender lo que pasó en el campo, pero hay un dato que puede sonar repetitivo pero no se puede pasar por alto: fue el debut absoluto de un equipo del norte argentino en un certamen internacional.

Ahora sí, hecha la salvedad, fue un cotejo intenso que tuvo al Decano como dominador de las acciones de principio a fin. En la primera aproximación, Fernando Zampedri pudo corregir un tiro violento de Pulga Rodríguez y estalló el José Fierro.





Con la ventaja desde el vestuario, el trámite no podía ser mejor para Atlético, que era dueño de la pelota y generaba peligro con su presencia ofensiva. Sin embargo, el conjunto visitante llegó al empate con una jugada particular. Borja saltó más alto que todos en el área, y conectó de cabeza una pelota que vino desde un lateral.

El golpe trajo desconcierto para el Deca, que pudo estar 1-2 abajo casi de inmediato, y se salvó por una milagrosa intervención de Lucchetti primero y de Leyes después, despejando un rebote en la línea.

El descanso sirvió para senerar la cabeza y bajar las pulsaciones, y el complemento mostró de nuevo lo mejor de Atlético. Dominandor de las acciones y jugando siempre en terreno rival.

Buscó por distintos medios, y tuvo su premio a 13 minutos del final, con una acertada intervención ofensiva de Rodrigo Aliendro, escalando posicinoes hasta llegar a la línea de fondo. Abrió juego para Menéndez, llegó el centro atrás que Zampedri bajó para que David Barbona definiera y el Monumental estalló otra vez.



El 2 a 1 era justicia, pero esa palabra no siempre se lleva bien con el fútbol. Instantes después, Balda tiró un centro preciso para la cabeza del recién ingresado Bryan De Jesús, que volvió a repetir la fórmula del primer tiempo y ganó la posición en el aire para conectar de cabeza a la red.

El empate fue demasiado premio para un equipo que hizo muy poco, pero que tiró en el campo su experiencia copera para manejar los momentos, hacer tiempo y pegar en el instante exacto. Pese a todo esto, el debut Decano es positivo, y la llave sigue abierta. Se define en Quito.