• Bienvenido al sitio del Club Atlético Tucumán
  •  

Notas

Cuando el sol salía a jugar su partido, en la mañana, cerca del estadio Monumental. Ahí brillaban unas letras pintadas con blanco y fondo azul, con la leyenda "Tribuna Luis "Correcaminos" Reartez".

Se trata del nuevo reconocimiento hacía un gran ídolo del club. Su hijo, que lleva el mismo nombre, se animó a ser el primero en sentarse, en la que ahora será la ex tribuna llamada calle Bolivia.



Nervioso, al borde de las lágrimas con una vieja camiseta de tela pique entre sus manos, más precisamente del año 1983, cuando le hizo dos goles a San Martín en un clásico. El "Rayo", como lo apodan sus compañeros, no dudó en querer donarla, el día que Atlético ponga un museo en el estadio.

"Le agradezco a Silvio Nava por haber puesto esta iniciativa, que ahora es una realidad", aclaró Luis.

Mientras, los colores celestes y blancos brillaban ante los rayos del sol, Luis anheló su mayor deseo, que todavía espera verlo a papá entrar por la puerta de la casa.

"Es un orgullo, que la gente Decana y los directivos del club, lo sigan recordando. Ahora cambiaré mi platea por venir aquí y estar junto a el", agregó.

La felicidad en su rostro quedó reflejada en esa mañana, donde el único testigo fue el cemento azul que se llamará desde ahora en adelante Luis "Correcaminos" Reartez. Ya que él siempre tiene apoyo para salir adelante junto a Mónica (mamá), Vanina (hermana), Rocío (novia) y su familia.



Seguramente provocará una enorme sensación entre los hinchas, cuando el Lunes, Atlético reciba a sus pares de Huracán.

Mientras que Luisito Reartez sueña con volver a vestir los colores del Decano y así poder hacer feliz a su padre que seguramente lo acompañara en cada partido, como siempre lo hizo.