• Bienvenido al sitio del Club Atlético Tucumán
  •  

Notas

Por Yessica Arias, especial para el Sitio Oficial
Twitter: @yessiarias2


María Alejandra Sucre (48) madre de Luis muy gentilmente accede a esta entrevista. En su casa en Barrio Victoria cae la noche y ella comienza a recodarlo: “Él era tan feliz, tan alegre, era un niño tan bueno, bien educado, con una buena base, con una buena familia”, así arranca su relato mientras se apega a su mate y afirma: “Pero travieso, si no hubiera sido así, no se hubiera ido esa maldita tarde y eso te lastima mucho, yo a él lo llevaba y lo traía de la escuela; del club a gimnasia; ese maldito día lo deje que se vaya en colectivo, esas cosas te llenan de impotencia, criaste tan bien a tus hijos para que venga uno de afuera y por llevar colores diferentes acabe con tu vida”.

Luis falleció el 15 de septiembre del 2001, cuando una bala acabó con su vida a metros de La Ciudadela más precisamente en la vereda de Pellegrini 476. Ese niño caprichoso vendió sus zapatillas para poder adquirir una entrada para ver a su amado Atlético, ahí, de visitante, en ese estadio, donde se jugaría un “amistoso”, para él, el último partido del que participaría. Sucre intenta seguir, con lágrimas en los ojos y un remordimiento que vuelve, cada vez que lo nombra. Es por eso que se expresa ante el hincha: “Mi gran consejo en general es no ser tan fanático, yo creo que el fanatismo te lleva a la locura como lo llevó a mi hijo. Al adolescente le diría que los mejores amigos son sus padres, que no mientan, siempre digan la verdad, fue muy triste para mí, que mi hijo me mienta. Creo que ese día, en todo ese tiempo que estuvo tirado, él se dio cuenta porque yo le decía que no me mienta, porque si él me mentía y le pasaba algo yo no iba a poder hacer nada, y así fue no pude hacer nada de todo lo que hice durante sus 13 años”, además agrega: “No sean fanáticos, sean hinchas lleven buenos sentimientos dentro. Luis cometió una travesura de niño y le costó la vida, eso para un papá es tremendo, cuando vayan a la cancha disfruten de sus colores”.

Peña Luis Caro de La Rioja



Hace poco más de un mes, Ale recibió una llamada de parte de la Sub-Comisión de Peñas del club, para informarle que un grupo de hinchas, tucumanos, que actualmente viven en la Rioja, querían en modo de homenaje poner el nombre de “Luisito” a su peña. Es por eso que pasa de esa tristeza a emocionarse y cuenta lo que significa eso para su familia: “Es algo sumamente emocionante, es muy lindo y gratificante a mi dolor. Es tierno que un grupo de chicos hayan tenido esa idea. En la familia están felices porque el nombre de Luis va a estar siempre. Nunca lo espere, mas allá de que todos los años esté la ofrenda en su sepultura o quizás una misa o la bandera, a esto no lo esperaba, fue un año bastante lindo en lo personal para recordar la memoria de mi hijo”.

Homenaje



María siempre recuerda la frase que "Cuchi" le decía, “yo voy a ser muy conocido en Atlético”. Siempre tuvo ese sueño de ser el arquero del Decano, si bien no fue de esa manera, hoy es recordado y nombrado por todos los hinchas del club de 25 de Mayo y Chile. En tanto ella comenta: “Todos los años un grupo de hinchas nos da este reconocimiento en la memoria de mi hijo, me gusta, al principio me costaba muchísimo, uno se adapta a muchas cosas. Yo quiero hacer todo lo que él me dijo. Siempre agradecida que se hayan acordado de él, y que lo sigan haciendo, es emocionante a pesar de mi dolor y mi tristeza, me gusta que lo nombren, porque es lo que en definitiva él quería”. 

Atlético Tucumán vive un presente soñado, consolidándose en primera división y Alejandra no deja pasar eso por alto y admite: “Hoy estamos muy bien, ojalá que por siempre estemos en la A. Soy feliz por el momento que vive Atlético. Me hubiera encantado que mi hijo esté acá, vuelvo renovada de la cancha, siempre con el recuerdo de él dentro mío, lo felíz que hubiera sido. Todo esto que está pasando en Atlético él lo escribió en un cuaderno, aunque no lo crean, diagramó cada partido; con cada equipo; con cada resultado, falta sólo una cosa que  se cumpla, la Libertadores nada más, después todo lo demás se cumplió”, finaliza con una sonrisa dibujada, como seguro Luis "recostado en alguna nube" como recita la canción el también la debe de tener. Se cumplirá su deseo?, que así sea.