• Bienvenido al sitio del Club Atlético Tucumán
  •  

Notas

  • El Decano bajó al Halcón en Tucumán y pelea la zona.

Atlético Tucumán sumó tres puntos de oro en su estadio, al derrotar por 3 a 1 a Defensa y Justicia, en un partido intenso pero de poco fútbol.

La primera mitad se consumía en imprecisiones de ambos bandos hasta que en la última jugada, el Decano tuvo una contra que se convirtió en letal. Sacó rápido Lucchetti, Rodríguez armó juego con Villalba, González activó el nitro y llegó hasta el fondo, recibió la asistencia y, junto con la pelota, la falta de Damián Martínez, que recibió su segunda amarilla y se fue a las duchas.

Pulguita cambió la pena máxima por gol, hizo historia, llovieron pelotas y los equipos se fueron al descanso.

En el complemento, pese a estar en ventaja y con un hombre más, el que tuvo el protagonismo fue el visitante, que fue al frente en busca de la igualdad, y la consiguió con un brillante tiro libre de Rafael Delgado.

El empate era justicia en el marcador, y fue el cachetazo que el equipo de Azconzábal necesitaba para reaccionar y salir en busca del desnivel.

Lo consiguió Acosta, que peleó hasta el final después de que Laverni interpretó el reglamento a la perfección y dio ley de ventaja.

El 2 a 1 permitió un partido más abierto, y fue allí donde la figura del ecuatoriano Juan Govea se convirtió en trascendental. El moreno habilitó primero a Leandro, que reventó el palo en una jugada increíble, y después a Zampedri, que fulminó de frente y sentenció la historia.