• Bienvenido al sitio del Club Atlético Tucumán
  •  

Notas

  • Atlético consiguió su primer triunfo en fase de grupos y se ilusiona con la clasificación.

¡Por fin! Atlético Tucumán comenzó ganando como en cada uno de los partidos de la fase de grupos de la Copa Libertadores, pero esta vez lo pudo cerrar también con una alegría.

El trámite del encuentro estuvo marcado por el nerviosismo de lo que se jugaba, además de una copiosa lluvia que no cesó en ningún momento. Con estos condimentos, no hubo lugar para el juego vistoso y las imprecisiones fueron una constante.

 

Así y todo, Atlético fue un justo ganador por ir siempre al frente y conseguir dos goles prácticamente calcados. 

 

 

El primer tiempo se consumió sin goles y las emociones llegaron recién en el complemento. A los 5, desde un rincón del área, Pulga Rodríguez esperó la salida del arquero y la pinchó con maestría para la llegada en solitario de Ignacio Canuto, que conectó de cabeza y marcó su primer gol con esta camiseta.

Unos minutos después, a los 28, Cristian Menéndez se vistió de PR7 para lleva la redonda a un extremo, aguantar y picarla para otro centro preciso. El que conectó de cabeza esta vez fue David Barbona, de gran partido, que marcó el 2 a 0 y se llevó un merecido premio para una destacada actuación.

Una vez más, la alegría duro poco y el cierre fue con angustia. A los 33, Luis Cabezas marcó el descuento aprovechando un centro que vino de un córner desde la mítica esquina de 25 y Chile. Su violento remate de zurda le puso emoción al final, aunque el triunfo nunca volvió a estar en peligro.

El festejo fue con desahogo y la sensación de haber cumplido la misión para seguir soñando. Ahora, a recuperar piernas porque en siete días tendremos una verdadera final.